Aliados
9. Revolución bajo tu piel

9. Revolución bajo tu piel


Tengo un amigo que canta, que escribe y canta, su nombre artístico es L@yo. La primera vez que lo vi en un concierto fue en Instagram durante el primer verano de la pandemia. Me encanta su voz. Su deliciosa voz. Un día me mandó una de sus canciones para que la escuchara. Esa canción se ha convertido en algo muy especial para mí, tiene mucho amor. Es una canción que me conecta con mi amigo y su sensibilidad, pero que también me conecta conmigo misma, con mi yo mujer, y con el yo mujer de las mujeres del mundo y la historia.

La primera vez que escuché la canción me pareció muy bella. La escuché, y luego la volví a escuchar. Y una tercera vez con Juanpe, prestando atención a la letra. Y había algo que era nuevo y que me sorprendía pero que tardé tiempo en darme cuenta de lo que era. La canción de mi amigo es una canción a la mujer. Una canción que tiene empatía, adoración, y rabia de injusticia, una canción muy profunda que despliega mucho amor. Y lo que me pareció nuevo y sorprendente fue la forma de ese amor. Mi amigo es homosexual, y no es que eso importe, pero sí que importa. Porque ha sido capaz de crear algo que transmite el amor de un hombre a una mujer sin sexualizarla o hacerla protagonista de una visión romántica. El amor de mi amigo es un amor más puro y bello, y libre de toxicidad. Desde mi punto de vista, eso hace que la canción de L@yo tenga una claridad, reconocimiento y cierta objetividad en la visión del amor que transmite, que los millones de canciones de amor que otros hombres nos han dedicado no tienen. Espero que se me entienda y puedas ver lo que trato de transmitir.

L@yo me ha apoyado mucho en el proyecto de llevar a cabo este blog y le estoy infinitamente agradecida. Creo que cada uno a nuestra manera nos estamos empoderando a través de explorar y compartir las profundidades de nuestro ser, y eso nos conecta aún más. Cuando le leí de lo que va el blog (De qué va esto), le gustó mucho la dedicatoria final, así que también la hemos usado para dedicar esta canción.

Este es el video de la canción, que se titula Tú que me has hecho tanto bien, y que ha sido grabado a través de una plataforma muy valiosa que da apoyo a proyectos artísticos originales: Puipana R.E.C. (Revelación, Esfuerzo y Creación).

Me siento identificada con partes de la letra, y lo que más resuena en este momento para mí es esa frase de revolución bajo tu piel. Porque siento que hay una especie de revolución que ha empezado en mí, físicamente por la extracción de los fibromas durante la operación (El preoperatorio), y también emocionalmente, por la fuerza que estoy cogiendo a raíz de todo esto. Es una revolución profunda que me está llevando a ganar batallas para dejar atrás el peso de experiencias pasadas, prejuicios, y complejos. Mi energía está cambiando. Y poco a poco voy reconectando con mi yo mujer de verdad, el que me está devolviendo la confianza y la intuición, el entendimiento y el amor propio.

Soy de esas personas que aún tiene esperanza en el mundo y cree que un cambio es posible, un cambio a mejor. Aunque también soy consciente de que para algunas cosas llegamos tarde, y la crisis climática es una realidad tangible. Mi visión del cambio y la esperanza que albergo recae en la posibilidad de compartir, comunicar y colaborar. De empatizar y acompañar. De construir juntos, para revitalizarnos y regenerar nuestra relación con el entorno. Quiero que este viaje de reconexión contribuya a ese cambio positivo, un cambio en el que necesitamos aliados y colaboraciones. Este es mi primer post colaborativo y espero que sea el primero de muchos en los que compartir mi viaje signifique compartir otros viajes.

Esta es la letra de la canción:

Mujer, tú que me has hecho tanto bien,

transitando por mi vida,

contagiando tu alegría.

No ves, que para mí tú eres fe,

una armoniosa sonatina

de compas hecho a medida.

Y no puedo entender

que alguien te quiera ofender,

mucho menos maltratar.

Solo te quiero venerar.

Mujer, revolución bajo tu piel.

Que no te engañen con doctrinas,

no eres de Adán

ni eres costilla.

¿Quién fue?

Levántate y echa a correr,

que el sexo débil siempre es el cobarde infame que te oprima.

No los dejes dominar

tu coraje natural.

Planta cara a la vida.

La sororidad es tu energía.

¿Por qué se te negó tanto poder?

castigada en una esquina,

relegada a mil rutinas.

Oh oh

Ay ay, mi mujer

mmmhhh

Mujer, padre y madre a la vez,

en muchos casos destruida,

pero siempre decidida.

Y tú, eres mi inspiración divina,

una Frida bien sufrida,

una Juana hecha cenizas.

Mujer, tú que me has hecho tanto bien,

ay, mujer, tú que me has hecho tanto bien.

Mujer, tú que me has hecho tanto bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.