La operación
2. Miedo a sangrar

2. Miedo a sangrar


Hoy me siento cansada. El trabajo ha sido intenso, tratando de finalizar las cosas pendientes y de dejar el relevo hecho y que todo vaya bien mientras estoy de baja. Estoy a unos días de la operación (Un cerrar y abrir de ojos) y aún no me ha venido la regla de este mes. Mi regla es muy abundante. Yo ya sé que es una de esas veces que simplemente está tardando un poco más. Pero las circunstancias de este mes son diferentes, porque creo que me va a coincidir la regla con la operación. Tenía la esperanza de que la regla me bajara antes y así poder pasar las primeras semanas de la operación sin estar pendiente, y va a ser que no. Ya hace días que pienso en esto y evalúo la posibilidad. Está simplemente fuera de mi poder de decisión así que intento confiar en que, de cualquier manera que pase, irá bien. Y si me operan con la regla o me viene justo después, pues bienvenida sea. Lo que pasa es que hoy estoy cansada. El cansancio es mi enemigo número uno, sobre todo para las emociones, y siento que puedo dejarme llevar por él y agobiarme por la idea, y que me entre el miedo.

Escribirlo me hace tomar distancias. El cansancio y yo somos viejos conocidos y ya sé por dónde viene y lo que puede hacer conmigo. Me pregunto que, si fuera verdad que tengo miedo por tener la regla en la operación o después, ¿a qué es exactamente ese miedo? ¿A sangrar demasiado al juntarse la operación y la regla? ¿A no poderlo gestionar? ¿A manchar la cama del hospital? ¿A tener que levantarme a menudo de la cama y hacerme daño en los puntos? ¿A tener menos fuerza para los primeros días de recuperación?

Hoy estoy cansada, pero he decidido escribir para quitarme el miedo. Todo va a ir bien. Conozco mis reglas, si veo que me agobio o son muy abundantes, sólo tengo que decirlo en el hospital, y si mancho no será ni la primera ni la última sábana manchada de sangre en un hospital. En la operación de 2017, que fue ambulatoria, me vino la regla un par de días después. No tenía cicatriz externa y todo fue muy fácil.

El cansancio me hace preguntarme si en realidad el hecho de estar tan positiva es un mecanismo de defensa, o de huida, para no enfrentarme al miedo, o si es real. Cuando recuerdo lo que he sentido estos días, siento que es real, pero me doy cuenta de que también tengo que darle la bienvenida a la duda. No quiero poner tapones a mis emociones, quiero que salgan, quiero que fluyan, quiero quedarme ligera.

Tenía que haber respirado antes de cenar y no me acordé. Esto me suele pasar, que me olvido de los recursos que tengo a mano cuando más los necesito. Respirar. Nos pasamos la vida respirando, desde que nacemos, hasta que morimos y soltamos ese último suspiro. Me parece increíble que respirar sea la principal función involuntaria sobre la que podemos aplicar nuestra voluntad. Aguanta la respiración. Ahora respira profundo. Ahora suelta el aire despacio. Podemos sumergirnos en el agua y es maravilloso, y delicado, y perfecto. Así es la biología. Así somos. El hecho de que tengamos tanto poder sobre una función tan vital tiene que ser definitivamente para nuestro bien, una herramienta biológica que la naturaleza nos ha dado. Tendemos a buscar recursos fuera de nosotros, sin darnos cuenta de que, en nosotros mismos, también yacen valiosos recursos que pueden ayudarnos a salir del agujero. Desde hace unos 7 meses respiro, voluntaria y conscientemente, cada día por la mañana. Cuando esté recuperándome y tenga todo el tiempo para mí, quiero respirar más. Me encanta respirar. Me gusta tanto, que sólo de pensarlo, y escribirlo, me ha hecho recuperar las buenas sensaciones. Sonrío. Cierro los ojos y respiro profundamente.

El miedo vuele a estar más lejos. Ahora estoy lista para irme a dormir. Buenas noches.

2 comentarios en “2. Miedo a sangrar

    • Gravatar del autor

      Su descripción se acerca mucho como me sentí yo después de tener un transplante de riñón. Tenía miedo de los puntos, miedo del tubo que corría de mi vejiga hacia fuera, yo reconocí mi cuerpo, y no podía ir a baño cuando necesitaba. Las noches que pase esperando que ayuda venga para que me lleven al baño. Aprendí a orinar después de esto, y es cierto, me dio miedo orinar la primera vez cuando puede hacerlo yo solo.

      Your description is very close to what I felt like after kidney transplant surgery. I was afraid of the stitches, I was afraid of the tube that ran from my bladder and out, I didn’t recognise my body, I couldn’t move to use the toilet when I needed to. Nights when help never came, that I scared soiling the bed. I learnt to pee again, and oddly enough, yes, I feared the first time I peed voluntarily.

      • Gravatar del autor

        Me alegro de que te sientas identificado de alguna manera, Emmanuel. Muchísimas gracias por compartir tu experiencia. Espero que ya estés mucho mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.